El futuro del trabajo: cómo adaptarse desde hoy

Autor: Nicolás Bal y Marketing Team de The Eye

Ilustraciones: María Laura Conte Grand

Abril de 2020, Buenos Aires

blog_portadas_2020_10

Si bien la tecnología ya modificó sustancialmente la manera en la que trabajamos, la adaptación a estos cambios que estamos viviendo redefinirá de forma significativa a cada una de las industrias. Sin ir más lejos, y aunque hace décadas pertenecía al imaginario de la ciencia ficción, hoy gracias a la inteligencia artificial podemos analizar, procesar y guardar enormes cantidades de datos de forma más precisa. Claro que esto implica una mutación a nuevas y fluctuantes funciones, tareas y necesidad de capacitación constante. ¿Estamos efectivamente viviendo el fin del trabajo tal como lo conocemos?

Es irrefutable que la humanidad ya ha tenido que reinventar más de una vez el concepto cultural del trabajo. En un principio, todo se hacía de manera artesanal, bien personalizada. Pero la revolución industrial puso a fin a aquella etapa y, desde entonces, los productos empezaron a fabricarse con mayor celeridad y menor costo mediante nuevas máquinas, procesos y especialización de la mano de obra. Y lo mismo sucede con los procesos de negocios dentro de las organizaciones: se modernizan, cambian y evolucionan conforme las necesidades del contexto.

Por esa misma razón, el temor a que la robotización –por citar uno de los factores que actualmente influyen– haya llegado para sustituir las tareas que hasta hace poco formaban parte de nuestra rutina laboral ya no es un mero sentimiento. Para echar claridad con cifras oficiales, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD), la robotización podría eliminar más del 14% e interrumpir el 32% de los trabajos actuales. 

Pero ¡calma! ✋ Los trabajadores no seremos reemplazados por robots, como muchos directores de cine imaginaron y plasmaron, tiempo atrás, en la pantalla grande.

🤖🤝👨 Robots y humanos: ¿la llave del progreso?

Más allá del veterano concepto de que las máquinas parecen resolverlo todo, la imperiosa necesidad de que en el mercado laboral existan habilidades humanas que solucionen problemas de comunicación, escucha, interpretación, análisis, etc., es irrebatible. No existe una combinación integral ni adecuada si la tecnología no se complementa con la experiencia avanzada y el servicio que podemos y sabemos brindar las personas.

Además, pensar en el futuro del trabajo poniendo el foco más allá de los costos y la eficiencia para incluir valor será clave para las compañías que pretendan alcanzar el éxito. Pero también habrá que lograr que la tecnología genere valiosos beneficios no solo para una organización, también para la sociedad. E involucrar a la fuerza laboral en relaciones a largo plazo y a los líderes empresariales en nuevas formas de trabajo.

Tampoco se puede omitir el determinante protagonismo que ya está teniendo y tendrá el análisis de datos específico según cada industria, tanto como el valor de la automatización, las fuentes alternativas de talento y los espacios de trabajo colaborativos.

⚡ Aportar valor: 4 claves para un significativo futuro del trabajo

La fuerza laboral ya comenzó a cambiar hace tiempo. Según un informe de McKinsey Global Institute, al menos un 30% de las actividades asociadas con la mayoría de las ocupaciones en los Estados Unidos podrían automatizarse. Esto repercute en cada una de las empresas. ¿De qué manera?

1-   Múltiples roles. Los puestos serán más fluctuantes, con más equipos basados ​​en proyectos, lo que podrá generar un efecto positivo, contrario a lo que sucede en la actualidad: más del 75% de los empleados de la generación Z estarían interesados en tener múltiples roles en un solo lugar de trabajo.

2-   Descentralizar el espacio. Más allá de que por estos días la pandemia provocada por el COVID-19 haya cambiado la forma en la que trabajábamos hasta hace apenas unas semanas y produjo que el espacio personal y el profesional se fusionaran en la mayoría de los casos, la creciente tendencia del home office ya se venía transformando en un hábito cada vez más frecuente (incluso, hace tiempo que muchas empresas ya ofrecen a sus empleados el beneficio de hacerlo una vez semana… ¡y más también!). Sin dudas, esta tendencia será una de las claves que modificará sustancialmente la rutina laboral en los próximos años. Gracias a la tecnología móvil y al sencillo acceso a Internet, permitirá que, poco a poco, toda persona pueda encontrar trabajo, resida donde resida, y desarrollar sus tareas con facilidad más allá de las distancias.

3-  No solo dinero, incentivos. Para motivarse constantemente, las expectativas salariales no serán la prioridad ni condición sine qua non para que las personas continúen trabajando en una empresa; también exigirán posibilidades de desarrollo personal y –vinculado con el punto que antecede– demandarán dispositivos tecnológicos idóneos para llevar adelante sus tareas desde cualquier sitio. El gran reto para las compañías, en consecuencia, será no solo encontrar nuevas formas de seducir y atraer tanto a los millennials –que ya empiezan a ser mayoría de la fuerza laboral–, sino a la generación Y, experta y amante de la tecnología como ninguna otra y especialmente selectiva a la hora de escoger una empresa para la que trabajar. ¿En qué decantará todo esto? En que deberá darse un verdadero cambio de mentalidad para poder establecer un entorno donde esta  generación ansíe efectivamente trabajar.

4-  Aprendizaje constante. A medida que la tecnología evolucione, inevitablemente habrá que asumir nuevos roles y tareas que se irán alterando con el fin de poder llevar adelante no solo nuevos trabajos, también nuevas formas de hacerlos. Para esto, la fuerza laboral deberá aprender, por supuesto, nuevas habilidades. Bernadette Wightman, directora gerente de BT Group, infiere que “aumentará la demanda de matemáticas, computación y análisis de datos, pero también la necesidad de atributos humanos, como la creatividad, el pensamiento crítico, la persuasión y la negociación”. En adición, Kathy Bloomgarden, COE de Ruder Finn, entiende que, mientras adquirimos nuevas habilidades, tendremos que plantearnos: “¿Cómo interrumpimos nuestras formas anticuadas de hacer las cosas? ¿Cómo nos desafiamos a nosotros mismos para desviarnos de la práctica comercial convencional?”.

¿Cuál es nuestro aporte?

The Eye Inc. y el futuro del trabajo

En The Eye Inc. ayudamos a que las empresas puedan liberar tiempo de su capital humano para dedicarse definitivamente a nuevas tareas –como el análisis–, que requieran más trabajo en equipo y creatividad. ¿El objetivo? Uno vital: que puedan sumar más valor a su negocio y estar en sintonía con las demandas del futuro laboral. Y como nosotros hacemos un balance entre las inigualables habilidades humanas y las tecnologías de punta, esto redunda en una genuina transformación aplicada.

Además de llevar adelante la automatización de procesos de negocio que cada organización conforme con su mercado requiere, también facilitamos a que se reconozcan a los que promueven el cambio dentro de las empresas: los intraemprendedores. Se trata de aquellas personas que, dentro de la misma compañía, trabajan para solucionar problemas, mejorar o desarrollar productos, y hasta innovar. Estos individuos –extremadamente valiosos, por supuesto– van a la par del cambio de paradigma de las corporaciones tradicionales.

¿La mejor noticia? Sumados cada uno de estos factores con los que podemos ayudarte, en The Eye inc. nos proponemos estimular un crecimiento de tu empresa que se adapte tanto a este 2020 como a lo que está por venir.

Para nosotros, el futuro ya llegó.

TheEye Inc

The Eye Inc. es una plataforma de Automatización Inteligente de Procesos IPA (RPA + IA) con tecnología propia y sede en Argentina. En este último año hemos ahorrado en tiempo y licencias a nuestros clientes en LATAM más de 1M USD.

Valorizamos el talento humano ♥ a través de la automatización de las tareas repetitivas.

Un comentario sobre “El futuro del trabajo: cómo adaptarse desde hoy

  1. Bruno Contestar

    Hola, muy buenos días, excelente articulo. Hace poco supe leer a un economista argentino decir lo siguiente : En el futuro, con todo este avance tecnológico, “Habra menos empleo pero mas trabajo” Y viene en linea, a mi criterio con lo que se dice en esta nota.
    Y con respecto al incentivo, a la motivación para atraer empleados o mentarnos en la empresa el dinero ca vez empieza a perder su atractivo y creo que nuevas herramientas tecnológicas seras las “vedette´s” de las empresas para atraer a empleados.

    Saludos !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *